lunes, 5 de diciembre de 2016

NAVIDADES DE AYER




Por: Licdo. Marcos Leal Ceballos

Llegaba diciembre, con sus misas de aguinaldos a partir del quince .Mi madre lavaba y planchaba ajeno, el cura  había dicho que las personas que asistieran a todas las misas de aguinaldos obtendrían 10 años de indulgencias, mi madre no sabia que era eso, pero si lo decía el Señor cura debía de ser algo bueno. 

Ese año se prometió asistir a todas así tuviese que trasnochar todos esos días. Nos acostábamos en las dos camas donde dormíamos los cinco: mis hermanos mayores, mi madre y yo, pues el menor aun no había llegado. Mamá se quedaba toda la noche planchando. A las tres de la madrugada nos llamaba, todos nos levantábamos sin protestar porque  “¡Es Navidad y vamos a la  Misa de aguinaldos!”

 Mí madre ya nos había cargado agua de una pila (abastecimiento público de agua donde las familias tenían que acudir para proveerse del vital liquido) para bañarnos. Nos vestíamos con nuestras ropas domingueras compradas por ella y pagada a los vendedores ambulantes en innumerables cuotas de a dos bolívares semanales. Salíamos a las tres de la madrugada todos agarrados de las manos, para mí era mi gran experiencia porque ese recorrido estaba lleno de imborrables perfumes y olores. Mis pocos amigos de ese entonces que ya han pasado a otro plano, siempre  me decían: ”Tú y tus inventos de que los pueblos tienen olores propios”. Y ellos se burlaban de lo lindo no quedándome otra cosa que hacer que también burlarme  de mi. Transitábamos por una calle de tierra, hasta llegar a las empedradas y con pavimento. En esa madrugada fría se desprendían de los fogones de las casas ese dulce olor a café recién colado mezclado con las fragancias naturales de las rosas, jazmines, y otras flores que se asomaban por los patios y empalizadas de las viviendas.

 Llegábamos a la plaza Miranda, la iglesia aun no estaba abierta. Nos sentábamos en cualquier banco de esa plaza.  Al abrirse las puertas éramos casi los primeros en entrar. Siempre nos sentábamos en una nave lateral, nunca en la nave central. Al terminar la misa salíamos de nuevo al altozano de la iglesia, las muchachas, los muchachos, los padres y los y las acompañantes y ya los muchachos de ese entonces, estudiantes del liceo Alberto Smith, tenían preparada una bola de estopas que hasta entonces habían mantenido escondida, la encendían y comenzaban un juego peligrosísimo de volibol y futbol a lo largo de la avenida Bolívar en sentido contrario a la circulación de los autos. Llegábamos a la plaza Bolívar, cruzábamos hacia la avenida Paradisi, ya en la plaza estaban los vendedores de café. 

Al final de la avenida  la caminata tomaba la calle del Ganado hoy avenida Lisandro Hernández, allí muy cerca de la Estación de servicio de gasolina se apostaban unas señoras con café caliente, chocolate, y las sabrosas arepitas dulces elaboradas con cariñosas manos en caldero con manteca de cochino hirviente despidiendo ese agradable olor a anís dulce, masa de maíz y papelón y en la oscuridad de la carretera  los novios agarrados de las manos jurándose amor eterno  con los acompañantes al lado.

Continuábamos por la calle del Ganado hasta donde esta hoy día el mercado de La Coromoto. Las  familias Milano y Colmenares elaboraban las deliciosas arepitas dulces.
Allí donde hoy está la pasarela concluía la caminata después de las Misas de aguinaldos, Todo el recorrido había sido con cantos de villancicos, aguinaldos y parrandas, con olores a chocolate, arepitas dulces, café recién colado y bañados con los perfumes de los rosales y demás flores del campo de mi amado pueblo de Villa de Cura.

Aun llegan a mí la suave y fría  brisa desde los cerros de este hermoso valle, parece que fue la madrugada pasada mi última joven Navidad. Todo esto sucedía  alrededor de la mitad del siglo pasado, apenas ayer.


Sitio web de la imagen: http://www.elimpulso.com/noticias/regionales/tradicional-pesebre-navideno-fotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu participación puede ayudarnos a mejorar el contenido de este blog. Esperamos tus comentarios y opiniones.

REVISIÓN GRATIS DE SU COMPUTADORA...Y MÁS...

En Gadux Technologies:
-Revisamos GRATIS tu computadora
-Instale dos sistemas operativos y pague por uno
-Alquiler de video beam
-Impresiones full color
-Soporte técnico a Canaimitas, Lapto, Mini-Laptop y PC's
-Edición de videos
-Instalación de programas a Tablets
-Diseño de páginas web
-Diseño e impresión: pendones y tarjetas de presentación
-Configuración de equipos en red

Dirección: Calle Miranda entre Calle Carabaño y Calle Leopoldo Tosta. Edf. Iris, Local N° 6, diagonal al Liceo Madre Enriqueta, Villa de Cura, Aragua (Edf. donde está la emisora de radio Impacto)
Tlf. 0412-416.21.97
0416-240.92.74